12. ¿Epílogo?

 

                                1. Yo, de pequeño, ya era un hombrecito afortunado y lo sabía.
                               Lo he sabido siempre...

 

 Me "regalaron" una madre tierna y soñadora y un padre severo y trabajador al que le gustaba la caza y el campo. Y heredé de ellos sus genes y sus costumbres y fui, por un tiempo, lo que ellos hicieron de mí.

Nunca me faltó nada, me bañaba las calurosas tardes de verano en las balsas de las huertas que había cerca de casa y tenía amigos con los que jugaba al fútbol, a las chapas, echábamos pedreas y leía tebeos- (Ahora les dicen "comic"). También iba de perro con mi padre a cazar palomas y en invierno por la noche después de cenar, en la habitación de estar, recargábamos cartuchos y escuchábamos la radio mientras mi madre cosía y mis hermanos jugaban. Lo tenía todo. Entonces descubrí la música y que podía cantar.... ver más...

                                                                                                        Al-Basit, Julio 2014